MOCHILA

Las terapias liberan a víctimas de violaciones y sus familias

Valeria Heredia

Niños y adolescentes, que han sufrido violaciones y abuso sexual reciben terapias lúdicas con profesionales de instituciones especializadas. El objetivo es que logren canalizar sentimientos de ira, miedo, dolor y tristeza, tras esos hechos y que los superen.

Las primeras sesiones son las de mayor contención, ya que se busca que el niño cuente su historia, según Wagner Villacís, catedrático de la Escuela de Psicología de la Universidad de las Américas (UDLA). En las terapias se incluye a toda la familia. Para ello hay que hacer una serie de entrevistas al menor afectado y a sus parientes. “Es un trabajo integral”.

Las terapias con los niños incluyen el juego con muñecos, rompecabezas y demás objetos lúdicos. Mientras que con los jóvenes se elabora mandalas, comics y otros recursos. La idea es que ellos hablen del tema y encuentren en la terapia una ayuda para superarlo.

Niños y adolescentes, que han sufrido violaciones y abuso sexual reciben terapias lúdicas con profesionales. Foto: Galo Paguay / ÚN

Niños y adolescentes, que han sufrido violaciones y abuso sexual reciben terapias lúdicas con profesionales. Foto: Galo Paguay / ÚN

La prevención es un eje importante en el tema de violencia y abuso sexual. Así lo considera Paulina Ponce, directora de la Fundación Azulado. Aquí se trabaja con docentes y alumnos. En seis años la Azulado ha llegado a más de 70 instituciones educativas y se trabajó con 20 000 chicos.

Con el juego lúdico Escudo, las expertas de la organización abordan el tema. Se trata de una serie de cuentos y tarjetas con los que se explica la situación. Por ejemplo, con las tarjetas se busca ubicar el espacio, la forma y la persona que podría abusar del infante.

La capacitación a los maestros y estudiantes dura 12 sesiones, es decir, 12 semanas. Si requiere más información sobre los talleres sobre el abuso sexual puede escribir al correo electrónico