Jorge Segovia Bonet es el presidente de la institución internacional SEK. Foto: Vicente Costales / ÚN

Jorge Segovia Bonet es el presidente de la institución internacional SEK. Foto: Vicente Costales / ÚN

MOCHILA

El SEK apunta a una educación digital y a los idiomas

Valeria Heredia

“El futuro de la universidad y del colegio está en impartir cátedras en digital”. Ese es el punto de vista de Jorge Segovia Bonet, presidente de la institución internacional SEK, refiriéndose a la educación del futuro.

El primer colegio SEK nació hace 125 años en una calle de Madrid (España). Hoy ya son 24 planteles educativos de este grupo en todo el mundo. Ecuador, Chile, Estados Unidos, Hungría y Reino Unido son varios de los países en los que abrieron sus puertas para formar a las nuevas generaciones.

En Quito, por ejemplo, hay dos colegios, ubicados en el sector Solca (norte) y en Cumbayá; y una universidad con los campus en Carcelén (norte) y en Guápulo (centro norte).

En estos establecimientos están apostando al uso de la tecnología, ya que según sus profesores brinda más flexibilidad a los alumnos, a los padres y a los profesores, dice Segovia. Para ellos es una forma de conectarse con los chicos, que interactúan a diario con la tecnología.

Sus estudiantes pueden ser parte de un programa de intercambio, los chicos viajan a países como España, Chile o Reino Unido. El objetivo: conocer otras culturas.

En su estancia en otros países participan en competencias de robótica, deportes, etc. Durante una semana, 30 chicos ecuatorianos y grupos de otros países viven experiencias inolvidables.

En la institución educativa, además, se apunta a la formación de estudiantes con la capacidad de hablar varios idiomas. El inglés es el segundo idioma que se maneja en el plantel. Se suma el francés y el chino mandarín.