MOCHILA

No al castigo y a la imposición, sí a la disciplina positiva

Valeria Heredia

Autoritarismo y castigo versus acuerdos y conexión con los estudiantes. Así se puede resumir el cambio. Con el objetivo de enriquecer el ambiente en las aulas, docentes y estudiantes del Gutemberg Schule apostaron por la disciplina positiva.

Esta corriente aporta con herramientas, estrategias y metodologías para mejorar las relaciones entre el profesor y el alumno y entre compañeros, explicó Catalina Araque, psicóloga del plantel.

En los primeros días de este año lectivo 2017- 2018, en los cursos se llegó a varios compromisos y acuerdos, que fueron escritos sobre cartulinas, que fueron colocadas en las carteleras.

Alejandra y Francisco son estudiantes del colegio. Ambos ya están en la 'onda' de la disciplina positiva.

Para la niña, de 10 años, esto ha mejorado las relaciones con su 'profe' y con otros chicos de su misma edad.

Mientras que el joven, de 17 años, contó que este método ha ayudado tanto que ve a sus compañeros como sus amigos. "Ahora somos como una familia".

La disciplina positiva se basa en tratar con firmeza, pero también con amabilidad. La idea es llegar a los niños y jóvenes con respeto, no imponiendo reglas y criterios. No dar pie para el enfrentamiento de un pequeño con un adulto, dejar que el chico se exprese y se comprometa.

Historias Recomendadas