Los planes de prevención y emergencia en instituciones educativas con oportunidad del simulacro ante posible erupción del Cotopaxi. Foto: Pavel Calahorrano / EDUCACCIÓN

Los planes de prevención y emergencia en instituciones educativas con oportunidad del simulacro ante posible erupción del Cotopaxi. Foto: Pavel Calahorrano / EDUCACCIÓN

MOCHILA

Las brigadas estudiantiles: responsabilidad y aprendizaje

Valeria Heredia

Los estudiantes del tercero de bachillerato del Colegio Émile Jaques-Dalcroze, ubicado en el sector de El Triángulo (valle de Los Chillos), tienen una responsabilidad: cuidar de los más pequeños. Ellos formaron brigadas para colaborar en caso de sismos, erupciones volcánicas u otras eventualidades.

Con chalecos rojos y letreros amarillos, ellos se encaminan a los cursos de los preescolares, educación básica media y superior para llevarlos a sus sitios seguros. En ese espacio hacen dinámicas, canciones y juegos para relajar a los niños.

Pero, ¿cómo se formaron? Seis brigadistas de la institución contaron su formación y sus experiencias.

Angie Chancusig: “sabemos armar carpas, camillas y más”

Angie Chancusig es una joven de tercero de bachillerato, quien destaca las charlas con los profesores y expertos en gestión de riesgos. En ellas, aprendió a armar carpas, camillas con ropa, hojas, troncos y demás. “Eso es fácil porque se hace con palos y cuerdas”.

Además curamos heridas sencillas, por lo que siempre llevan su botiquín con curitas, alcohol, etc. Ese kit lo tienen en su curso.

Ricardo Naveda: “aprendí juegos y dinámicas para que los chicos no se aburran”

Ricardo Naveda, de tercero de bachillerato, tiene la función de guía de patrulla. Él está a cargo del cuarto de básica y aprendió juegos para trabajar con los chicos. Lo hace porque en caso de una emergencia, los padres llegarán horas después.

El ‘gato y el ratón’, el ‘florón’ son dos de los juegos que realiza durante los simulacros de evacuación con los chicos. El objetivo es que no se aburran ni tengan miedo.

Mayra Changoluisa: “conocí más sobre las rutas seguras en caso de evacuación”

Mayra Changoluisa, de tercero de bachillerato, reconoce que el programa de gestión de riesgos le sirvió para conocer las vías seguras para evacuar en caso de una erupción del volcán Cotopaxi o de un terremoto. Lo que más le gustó fue el aprendizaje de metodologías tipo ‘boys scouts’.

Improvisar camillas, hacer nudos con cuerdas para trasladar a los heridos son algunas de ellas. Para la joven, el trabajo con los niños es una responsabilidad grande. “Debemos cuidarlos y protegerlos para evitar caídas o golpes”.

Bernardo Amaya: “sé sobre los protocolos del colegio en casos de evacuación”

Bernardo Amaya, otro estudiante del tercero de bachillerato, conoce a profundidad los protocolos del colegio en caso de eventualidades. La principal idea –dice– es mantener la calma y salir en orden de las aulas.

En caso de un sismo es necesario que se formen y salgan a las canchas (sitio seguro). Además tienen que salir con las manos en la cabeza.

Si es una erupción se escucharán las sirenas, por lo que los niños deben mantener la calma y evacuar hacia el Parque del Mamut. “Hay que estar preparados en eventualidades climáticas y más”.

Carol Alvear: “sabemos cómo actuar con heridos”

Carol Alvear, de tercero bachillerato, aprendió en el colegio primeros auxilios. Le gustó porque los cursos fueron dinámicos. Aprendieron sobre cómo actuar en caso de tener estudiantes desmayados o heridos.

Ahora, sabe cómo detectar la presión arterial, las pulsaciones, etc. “Para sentir las pulsaciones solo necesita usar los dedos”.

David Cárdenas: “Hay que mantener la calma”

David Cárdenas, estudiante del último año, ayuda a los niños mantener la calma. Es importante para una evacuación salir en orden hacia el lugar seguro. Comenta que la distancia entre su curso y el grado –que tiene a cargo– es corta por lo que llega rápido.